miércoles, 6 de agosto de 2008

manitas de cangrejo

¿Cuántos cumpleaños has festejado en un restaurante? ¿Cuántas veces no te has sorprendido contando comensales? uno, tres, siete, once, veinticinco...

¿Y qué me dices del músico que toca un piano yamaha mientras canta esas rolas que nadie escucha porque todos conocen? Hoy por la tarde, uno de ellos me señaló el baño con una mano mientras que con la otra repasaba sus notas musicales.

Las mesas largas son más divertidas cuando uno se intercambia los platillos. Las mesas largas son más divertidas si te sientas cerca de quienes menos conoces. Comer camarones y manitas de cangrejo es más divertido porque los desvistes con las manos.

Comer es más rico cuando escuchas a alguien reír al lado tuyo.

3 comentarios:

Armandís de Mina dijo...

Cuando como camarón para pelar me tardo entre hora y media y dos horas para pelarlos. Luego los recaliento, porque para esto ya se enfriaron y me los como en diez minutos. Comer cangrejo me desespera...

Fíjate que no recuerdo pasar cumpleaños en restaurantes, en mi familia somos más de comidas en corto, en la casa.

Pero lo de las mesas largas es la puritita verdad.

Leonardo dijo...

si siempre cuenta los comensales en nones debe ser que en cada mesa hay alguien falto de pareja... a que tristes lugares va a festejar los cumpleaños?

Juan Palomino dijo...

Pinche Oriana tienes un blog y no avisas! Por suerte soy muy perspicaz y no se me va una y tú por supuesto no te me fuiste, y más bien ya vienes de regreso, y sí eh? que pedo con los nones. Andamos muy nones, pero mira nomás, ya somos dos.